martes, 10 de octubre de 2017

KATIA: La flor de Ucrania ya ciudadana del mundo, desde su vida en Valencia y España

Aún recuerdo cuando le conocí, jovencísima ella, en Vyshgorod (oblast de Kiev, Ucrania) en el hogar en el que crecía junto a su madre.

Era una bella muchachita, algo tímida, muy inteligente y pizca retraída.

Supo asumir con la reciedumbre que su madre le contagiaba los avatares de los cambios de familia y entorno social y sus estudios en Valencia, España.

Ha sido brillante en sus carreras y estudios de Comunicación Audiovisual, Periodismo y Filología inglesa, de manera que es una de las más acreditadas profesionales de la capital del Turia.

En esta fecha procede, es justo, celebrar su cumpleaños, en esa espléndida juventud suya que va alcanzando fructífera madurez, junto al hombre que le complementa solícito y le permite brillar en la vida familiar y social.

Son ya muchos años cantando las excelsitudes de esta Katia a quien todos (yo el primero) queremos de veras, porque se lo merece y porque nos ha conquistado, y por eso en esta fecha lo proclamamos al mundo del que ella ya es ciudadana notable, por lo mucho que ha viajado para conocerlo y lo bien que lo ha narrado, desde su Valencia casi natal, que se enorgullece de contar entre sus moradores con esta española ilustre.

Felicitaciones a Katia y a su maravillosa madre, Tamara, porque ellas dos han logrado hacer feliz a mucha gente, entre la que me incluyo como  privilegiado.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

martes, 3 de octubre de 2017

Esta España nuestra: Escándalo revolucionario en Cataluña.- La policía autonómica (mossos d’esquadra) incumple órdenes judiciales y ayuda a cometer delitos.- El Govern autonómico, miente, manipula y falsea. ¿Se han vuelto locos los gobernantes catalanes y los ácratas y antisistema que les apoyan? “Suaviter et fortiter” (Solución con guante blanco, pero de cabritilla)

¡Qué tristeza!
¡Qué vergüenza!
¡Cuánta falsedad y manipulación!
¡Cuánta mentira!
Estoy impresionado por la serie interminable de desmanes, tropelías, sinrazones, violencias, traiciones y rebeldías revolucionarias que en Cataluña los gobernantes secesionistas han conseguido inculcar a muchos de los catalanes. 
Mal está que en un referéndum de tebeo aparezcan más papeletas que votantes; o que se registre tres o cuatro veces al mismo votante; o que se acuse a la policía española de romper los cinco dedos de la mano a una manifestante, cuando la verdad es que
Solo tenía luxación en un dedo...
solamente tiene una contusión en uno de ellos; o que los mossos d’esquadra, que son policía judicial, hagan como que cumplen el mandato de los jueces para retirar las urnas del referéndum y, por el contrario, las transporten a los puntos de votación. 
O que haya pazguatos que se traguen que la policía española fue “brutal” cuando lo realmente brutal es que le atacaran hasta con vallas metálicas los locos manifestantes; o que aun queden catalanes que sientan pena “por el pueblo que se ha manifestado libre y espontáneamente para ejercer el derecho a la libertad de voto”. 
¿Se han vuelto todos locos?
Pues la verdad es que lo parece, y, lo que es más grave, no se vislumbra capacidad de solución, porque los partidos constitucionalistas españoles no llegan a la unidad de acción, ya que el siempre convenenciero y falsario Pedro Sánchez dice que hay que negociar, cuando permite que miembros (alcaldes) de su partido, o del “rabo” del PSC retiren banderas españolas o  presionen para el desalojo de hoteles por los policías y guardias civiles que han ido a suplir a los traidores mossos d’esquadra, que se han comportado como Beltrán Duguesclin, al decir aquello de “ni quito ni pongo rey pero ayudo a mi señor”, siendo irritadoramente complacientes con los
Trapote "Duguesclin"
gobernantes catalanes que les pagan.
Sí; se han vuelto locos los catalanes, pero menos sus dirigentes autonómicos, que bien saben que mientras se ondee la bandera de la independencia, nada se hurgará en los muchos miles de millones robados y evadidos; y si la locura ciudadana se extiende y se logra la independencia, ellos, tan acostumbrados a robar, se quedarían con todos los bienes del estado español en la zona. 
¡Qué vergüenza y qué pena!
Pero hay que hacer algo, y aunque el malandrín de Pedro Sánchez  solamente busca pescar en las debilidades de Rajoy, la única solución es aplicar la ley. 
“Suaviter et fortiter”. Suavemente pero con toda energía. Esta frase de la ética tomista (ahora tan vituperada) ha de ser la guía a la gestión de las soluciones. 
¿Miedos? En el gobierno español, ninguno debería de haber, aunque demasiados hay…
Ya es hora de que no se actúe “a la gallega” (con perdón del querido y admirado pueblo de Galicia) y se aplique el tan roto “seny” catalán (recta razón y sentido común para los que no vivimos entre los Pirineos y el río Cenia) eliminando la falses y el egoísmo y aplicando la prudencia y la tolerancia. 
Y si pese a todo los secesionistas se abroquelan en la independencia, pues…¡que se marchen!. Pero en “paños menores”, o sin nada. 
Parece que los que ahora denostan la guerra civil de 1936 se han empeñado en organizar otra en este tiempo, probablemente para afanar todo lo que se les ocurra. 
¡Ya está bien!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

domingo, 1 de octubre de 2017

JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ GEY: IN MEMORIAM.- Carta Elegía emocionada de quienes ya le honran para siempre como su "Capitán General"

Querido José Manuel, nuestro querido e inolvidable "Capitán General": 
Nos dicen que te has ido, pero nosotros te seguimos notando tan cerca como siempre, con los recuerdos de esa tu sonrisa comprensiva y bondadosa, y con ese tu gesto de llevar la mano derecha a la sien para simular el primer tiempo del saludo.
Nos dicen que te has ido, pero nosotros te seguimos teniendo tan cerca como siempre, con los recuerdos de esas tus frases tan certeras como ingeniosas, como cuando nos decías que "sin ninguna intención política, estoy francamente bien"; o cuando elogiabas que llegara "el meteoro"; o cuando nos enseñabas a saludar a "nuestra compañía hermana", en el Montejaque tan nuestro. 
Nos dicen que te has ido, pero nosotros te seguimos teniendo tan cerca como siempre, con el recuerdo inmortalizado en las novelas "Noventa días que hacen historia o Lo que cuestan los galones", y "Seis puntas tiene una estrella o No volveremos más"; y "Agostiembre, El retorno a Montejaque".
Nos dicen que te has ido, pero te seguimos teniendo tan cerca, ahora que ya estás donde moran las estrellas, en el que te han recibido con todos los honores y con todos sus afectos nuestros compañeros que tuvieron la dicha de adelantarnos desde el cielo de Montejaque para rendirte la acogida como el "Capitán General".
Nos dicen que te has ido, pero te seguimos teniendo tan cerca, porque nos diste tu "herencia" familiar, con tus queridos hijos, y nietos y bisnietos...siempre tan vinculados a nuestros proyectos y celebraciones.
Nos dicen que te has ido, pero te seguimos notando junto a nosotros, a ti, nuestro "Capitán General", aquel que cuando nos íbamos de permiso a nuestras casas desde el campamento de Montejaque pedía a Dios que nos protegiese a todos, a nosotros, tus alumnos y subordinados, para que pudiésemos regresar sanos y salvos. 
Y como sigues estando con nosotros, proclamamos por las redes de la informática que ahora, y para siempre ya nada ni nadie nos privará de tu liderazgo, asistencia y protección. 
Como tú, indudablemente, estás ya junto al buen Dios, seguros estamos de que le recordarás a estos tus discípulos, que gracias a ti se hicieron hombres y gracias a ti han seguido sintiéndose  patriotas. 
Sirva esta elegía apresurada (pese a estar escrita en prosa) como el mejor elogio fúnebre en el día en que pasaste a ser la estrella principal en nuestro firmamento de Agostiembre, en Montejaque. 
Ahí es nada; el día del Santo Ángel Custodio del Reino de España; el día en que España clama por su unidad frente a maniobras trapaceras para dividirla, tú, con tu ejemplo y tu recuerdo, nos unes más. 
¡In memoriam!
¡Por siempre, nuestro Capitán General!
¡Y Viva España!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

jueves, 28 de septiembre de 2017

Esta España nuestra: Los independentistas catalanes, aceite de ricino para todos.- ¿Dónde quedaron el “seny” y la democracia auténtica?

"Esto va de nacionalismo

martes, 26 de septiembre de 2017

Esta España nuestra: Lo que no se ha hecho en Cataluña.- Puigdemont, un tolerado iluso totalitario y falso visionario. ¿Quo vadis, Catalonia?

Resultado de imagen de cataluña se independizara 2017
“PUTSCHDEMONT
(24.09.17, en “El Blog de Javier Orrico”, en “Periodista Digital”)
Putsch
significa, en alemán, golpe de estado. Y golpe de estado significa en español levantamiento contra la legalidad instituida para transgredirla y sustituirla por una nueva legalidad al servicio del grupo golpista.
En 1923, Adolfo Hitler, acompañado de sus secuaces del NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán), tomó una cervecería de Múnich en la que estaba dando un mítin el gobernador de Baviera y proclamó: “Ha empezado la Revolución Nacional”. Y así, según sus planes, una vez que Baviera se hubiera convertido en su feudo, avanzar desde allí hacia Berlín. Como había hecho Mussolini, también socialista y nacionalista con su “Marcia su Roma”, la Marcha sobre Roma que lo llevó al poder en Italia.
Hitler era un revolucionario nacionalista, socialista y anticapitalista, que a veces se nos olvida, lo que nos impide advertir las nuevas manifestaciones del nazibolchevismo (mismos métodos, mismo desprecio a la legalidad, misma concepción del hombre como pieza insignificante frente al poder del Partido, único Dios, única Ley) que cada cierto tiempo reaparecen por aquí.
La justificación de aquel golpe, que desde entonces se conoce como el Putsch de Múnich, era el trato humillante y las millonarias compensaciones de guerra que el Tratado de Versalles había impuesto a Alemania, y que eran la causa de la pobreza y el hundimiento del pueblo alemán. Como la pobre Cataluña “de la pérgola y el tenis”. 
Afortunadamente, las autoridades reaccionaron un poquito y Hitler acabó en la cárcel, condenado a cinco años, de los que sólo cumplió nueve meses. Si lo hubieran condenado a veinte años, y los hubiera cumplido, Europa se habría ahorrado cincuenta millones de muertos. La debilidad del Estado democrático es siempre el principal nutriente de los golpistas y la causa de los males posteriores.
Por supuesto que Puigdemont no es Hitler. Pero es un tipo que se plantó hace unos días en el Parlamento catalán, declaró derogada la legalidad vigente, saltándose todos los procedimientos, garantías y derechos de la oposición y del resto de los españoles, y proclamó una nueva legalidad sin Resultado de imagen de puidemontmás apoyo que el de su grupo político y la programada y violenta ocupación de las calles. En fin, que se declaró independiente, puesto que ya no aceptan las leyes del Estado del que, así, se consideran ajenos. Como he escrito ya muchas veces, la convocatoria del referéndum era, por sí misma, un golpe de Estado y una declaración de independencia, puesto que sus cojones, con perdón, ya no admiten otra ley que la que ellos mismos se han auto promulgado. 
No hace falta que se asomen al balcón de la Generalitat como Companys en el golpe de estado contra la República de 1934 (¿cuántos de los que hablan de memoria histórica ocultan o ignoran que este no ha sido el primer golpe del nacionalismo catalán?), porque la independencia ya ha sido proclamada. 
Y, por supuesto, Puigdemont no es Hitler. Pero es un nacionalista, como Hitler, se apoya en los anticapitalistas y los nuevos comunistas (si Carrillo o Gerardo Iglesias vieran al líder de Izquierda Unida apoyando a éstos, antes de irse un mes de vacaciones a Nueva Zelanda y declarar que eso es lo normal entre los españoles –lo que, por cierto, de ser verdad, dejaría sin la menor razón de ser a la izquierda en pleno-, supongo que entrarían en un convento), además de en el racismo supremacista de quienes se consideran mejores y superiores al resto de españoles (“españoles subhumanos” es una de las pintadas que se pueden leer desde hace tiempo en las calles de Cataluña y en los foros de la red), y que constituye uno de los ingredientes esenciales del movimiento nacionalista desde sus orígenes. 
Además, las razones esgrimidas son muy similares a las del nazismo, el maltrato a la nación alemana (o catalana), sólo que si las compensaciones impuestas en Versalles a Alemania eran asfixiantes, a la ‘humillada’ Cataluña, una de las regiones mejor tratadas por el Estado y con mayor PIB de España, lo único que le ha hecho la “potencia ganadora” de este Versalles nuestro de la señorita Pepis ha sido financiarla sin límite. Igualito que a la Alemania de 1923.
Resultado de imagen de junquerasHablar de represión y de presos políticos, como ha hecho el siniestro Pablín Iglesias; escuchar a Ada Colau llamando a la sublevación contra, entre otros, los alcaldes socialistas (el partido que la tiene al frente de Barcelona) que han resistido a su señalamiento, método criminal de todos los totalitarios; oír a Iceta, después de haber sido apedreado, y a toda la tontería ‘progresista’ haciendo llamadas al diálogo con los golpistas; escuchar al PSOE apoyar al Gobierno, pero culpar al PP de una situación de la que ellos, vía ZP, son los responsables principales; saber que hay tanta gente en el resto de España que, por simple odio, están con los separatistas que los desprecian; en fin, leer el comunicado del F.C. Barcelona en apoyo del golpe, y que siga teniendo seguidores, no produce sino hastío. Supongo que con Tejero lo que debería haber hecho el Gobierno era sentarse a dialogar. 
Yo debería estar escribiendo contra Rajoy por no haber encarcelado a Mas tres años atrás. O por no haber aplicado el artículo 155 hace ya mucho tiempo. O por no haberse atrevido a tomar las riendas de la situación tras el atentado de Barcelona. Pero ante el putsch es el momento de estar con el Estado, con el Gobierno, con la Justicia y con la Ley” 

Con toda la que se avecina para el próximo 1 de Octubre, y con la que estamos viviendo en los días anteriores, y…con la que nos caerá encima después, muchas veces las gentes de normales se preguntan, como lo hace el autor del post que precede, sobre qué es lo que ha fallado para que nos encontremos con el sorprendente, inadmisible y parece que irremediable esperpento social-jurídico-político que nos brinda y nos forzará a presenciar una facción no mayoritaria del pueblo de Cataluña. 
Resultado de imagen de sanchez y podemosMucho se ha escrito y mucho se escribirá sobre las causas, evolución y remedios del problema, pero la verdad es que ningún político ni ningún politólogo no nacionalista catalán ha sabido o podido hallar la solución al problema. De una parte, el PP, que casi es lo mismo que el gobierno de la nación, se viene amparando (tarde y mal) en la constitución, en el estado de Derecho y en muchas grandes verdades de la realidad política española, pero no ha sabido desde hace mucho tiempo alcanzar una relativa armonización de posiciones con las otras fuerzas políticas españolas que ahora, también tarde y mal, no han tenido más remedio que asociarse a las grandes líneas (en la letra pequeña siguen yendo a la suya) de las actuaciones enervatorias del intento independentista de Cataluña. 
Los socialistas, con ese sinvergüenza (no conoce el recato) de Pedro Sánchez, juegan a todas las bandas posibles, intentando, por un lado, torpedear al partido en el gobierno, y por el otro, escaparse del ébola que les significa el “P(j)odemos” de Pablo Iglesias, que va  a la suya, pero sin separarse demasiado de las líneas de los socialistas, para ver si se les roba algún voto. 
Y aparentemente más cerca del gobierno están los Ciudadanos, de Rivera,, pero como reza el dicho valenciano del Matalafer, “ni fa ni deixa fer” (ni hace ni deja hacer), porque en unos temas apoyan a la oposición en propuestas muchas veces inútiles y en otras apoyan al gobierno, porque en otro caso se quedarían sin presencia. 
Resultado de imagen de rajoy y cataluña independiente“Los unos por los otros, y la casa Cataluña sin barrer”, porque mientras se discutía sobre si eran galgos o podencos, los astutos independentistas catalanes, han sido capaces de limar transitoriamente sus grandes diferencias y aglutinarse en la celebración de un referéndum a todas luces ilegal, y en unos cambios legislativos que prescinden de las más elementales reglas del Derecho político, buscando una revolución desde una evolución revolucionaria totalmente ilegal y falseada. 
Han sido la dispersión y la irresponsabilidad de las fuerzas mal llamadas “constitucionalistas” las que ha permitido y abonado la vergonzosa farándula catalana, en la que parece que todo lo que conviene a los más activos es lo correcto y lo demás resulta deleznable. 
¡Ahí es nada la Guardia civil encerrada por unos miles de antisistema y alborotadores extremistas, mientras los “mossos d’esquadra”, politizados, hacían oídos sordos y ojos ciegos! Dicen que fue por no exaltar más... Cinismo se llama eso.
Resultado de imagen de mossos y el referendumSe dirá que actuar con excesiva dureza propiciará la reacción violenta, y parece que, aunque tarde y mal, se está desplegando alguna energía desde el gobierno español, pero sigue habiendo en derredor esa tibieza socialista (recuérdese todo lo que viene diciendo ese amanerado –por no decir otra cosa— de Iceta) y la veleidad de un Albert Rivera que es todo menos un enlace con el catalanismo razonable. 
Nos quedan Puigdemont, Junqueras, la “chiquita pero matona” Carme Forcadell, y esa pléyade de alcaldes independentistas (siervos del poder que les alimenta) que les apoyan, PORQUE NO TIENEN MÁS REMEDIO, ya que hay que tapar a toda costa tantas tropelías de los que han venido controlando Cataluña como si fuera su masía.
Ya veremos en qué acaba esto, pero no se vislumbra buen final. 
¡Ah! Y como los Pujol y Artur Mas no habían expoliado bastante, ahora piden que por colecta ciudadana se les pague las multas que merecen del Tribunal de Cuentas de España.
¿Quo vadis, Catalonia? ¿Quo vadis, Hispania?
Resultado de imagen de quo vadis cataluñaPues… probablemente volver a la inestabilidad, al trueque insano de votos, a los pactos extraños, a más corrupción por doquier, para que, al final, como en la novela, los ciudadanos acabemos "crucificados", porque "pagar el pato" seguro que lo pagaremos...
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

domingo, 17 de septiembre de 2017

A  JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ GEY, ILUSTRE MILITAR Y PROFESOR, EN SU 98 CUMPLEAÑOS


En estas horas cercanas al 17 de septiembre, varios compañeros (sin embargo y además, grandes amigos) de la XXI Promoción de Milicias Universitarias (IPS) de Montejaque-Ronda, integrados en las Unidades de Instrucción 4ª y 1ª de la 1ª Agrupación, en los años 1963 y 1964, han mostrado su deseo y voluntad de agasajar a quien fue su capitán/profesor en aquellos años, hace ya más de 54, y de quien  todos los miembros del grupo "Agostiembre" (que así han dado en llamarse los miembros sobrevivientes de aquella XXI Promoción) no solamente guardan recuerdo imborrable, sino que siguen manteniendo asiduos contactos. 
Cuando llega, por tanto, la fecha del 98 cumpleaños del ilustre militar y profesor (hasta reconocido en sus valías y méritos por la Universidad Complutense y el Ejército Español mediante la creación de la Cátedra Comandante Sánchez Gey), es necesario glosar la efemérides en las redes sociales y proclamar una vez más el respeto y el afecto que le siguen profesando todos los que fueron sus subordinados y alumnos, llegados de su mano y enseñanza a Oficiales de Complemento del Ejército. 
Basten estas líneas, que pretenden rezumar agradecimiento y afecto a la figura del prohombre José Manuel Sánchez Gey, para recordar al mundo, a las gentes, a los militares, a los universitarios y a las familias de los  miembros de "Agostiembre", que entre ellos pervive e ilumina la vida este ilustre personaje, a quien con merecimiento llamamos (yo me incluyo, porque lo soy, entre los de la Promoción), nuestro "Capitán General". 
¡Por muchos años! ¡Y que Dios le bendiga!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

jueves, 7 de septiembre de 2017

Esta España nuestra: Cataluña se escapa por la gatera y la eficacia de gobierno se esfuma

“APOTEOSIS ANTIDEMOCRÁTICA EN CATALUÑA Y GOLPE DE ESTADO”
(“La Estrella Digital”, jueves 07 de septiembre de 2017)
“No va a pasar nada. Al final se echarán para atrás”. “Se están peleando entre ellos, todo quedará en agua de borrajas”. “En cuanto sepan que se juegan multas copiosas, apaga y vámonos”. “Es una patochada. No se atreverán a convocar el referéndum”.
Estas frases las hemos oído hasta la saciedad hace cuatro o cinco meses en boca de destacados dirigentes del PP. Reflejaban el pensamiento de Moncloa. Mariano Rajoy se mantenía en el precepto arriólico: “No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”. La influencia del hombre que descalificó a Podemos diciendo que “son unos friquis” y a Ciudadanos con “son insignificantes”, ha resultado nefasta. El tiempo no ha arreglado nada y el pueblo español ha asistido estupefacto al golpe de Estado que los secesionistas han perpetrado en el Parlamento catalán, en una apoteosis antidemocrática de carácter bananero al estilo de Nicolás Maduro.
En lugar de prever lo que iba a ocurrir y tomar con tiempo las medidas que la Constitución exige, Mariano Rajoy no tiene otro remedio que salir de su letargo y enfrentarse, ya veremos cómo, a una situación límite. La inoperancia, la cachaza, la lenidad han presidido una política absurda con relación a Cataluña. Acertó Rajoy en su gestión económica plenamente. Se equivocó en su gestión política y ha colocado a España al borde del abismo secesionista.
Tras 500 años, la unidad de España está en claro y amenazador peligro. La debilidad de un Gobierno que lleva cinco años contemplándose el ombligo ha contribuido a que los secesionistas a los que se dio la mano se hayan merendado el brazo entero. Y es difícil calcular lo que va a ocurrir en Cataluña, incluso aunque el Gobierno sea capaz de impedir el referéndum anticonstitucional.”
LUIS MARÍA ANSON, de la Real Academia Española)

Que si son galgos… que si son podencos…
Cual en la fábula, los unos por los otros y “Cataluña sin barrer”. 
Vaya por delante que lo que ha acontecido (y lo que está por venir) en Cataluña, roza, por una parte, el más puro esperpento; y por otra parte, es la mejor muestra de que el inmovilismo en el gobierno de España lleva a que florezcan esas ideas y tendencias de esquizofrenia paranoide que desde Artur Mas, pasando por su acólito, el trapacero Puigdemont, han potenciado la siempre soterrada tendencia individualista de Cataluña y de bastantes catalanes, de que ellos son España mientras les interese, pero que es la nación española quien debe someterse a
ellos, que son –llegan a creérselo-- los ricos y la encarnación de las excelencias de laboriosidad y de la tradición supranacional.
Es aquello del congreso de curas que trataba del destino más conveniente para los óbolos de los fieles, y en cuya asamblea el representante del clero de Cataluña expuso de forma definitiva y definitoria su tesis: “Nosotros tiramos al aire las monedas que recaudamos en las colectas; lo que Dios no coge…”
Pues eso. Según toda esa tropa de “antitodo”, malasentados, sinvergüenzas y (especialmente) corruptos desde el gobierno, todo lo que ellos pueden se lo quedan. 
Y como los controles de pasadas corrupciones se van estrechando, no hay mejor manera que la de agitar el árbol del independentismo para marear la perdiz, y mientras se discute si son galgos o podencos “trincar” la liebre, que diga la pasta. 
¡España no tiene remedio! ¡Y Cataluña menos!
Bien critica Luis María Anson que don “Tancredo” Mariano Rajoy lo ha fiado todo al tiempo; pero no menos cierto es que en Cataluña se ha secuestrado de veras la voluntad popular merced a la descarada traición de aquellos “patriotas” de Convergencia i Unió , que, cuando se les descubrió el “trinque”, se aliaron hasta con el diablo, y hay grupos políticos catalanes que son más que eso, con tal de escaparse de la quema. 
Del bochornoso espectáculo del parlamento catalán saltándose a la torera las más elementales reglas de la legalidad y de la democracia ya se ha escrito mucho; tal vez todo lo posible. 
De lo que viene, está todo por escribir, porque solamente hay una solución, que ya Santo Tomás
propiciaba: “Suaviter et fortiter”. Suavemente pero con firmeza. ¿Quién es capaz de ponerlo en práctica?
Termino con una frase del novelista valenciano (ojo, y Valencia no es ni mucho menos Cataluña, ni del sur ni de los “paisos catalans”) Vicente Blasco Ibáñez: “Valencians, cuideuse del catalans, que siguent simples i morts de fam no a soles s’apoderaran de lo Regne, sino també de la cultura i de l’historia de Valencia”. (Valencianos, cuidaos de los catalanes, que siendo simples y muertos de hambre se apoderarán del Reino y también de la cultura y de la historia de Valencia). 
Ni mucho menos la rotundidad de la frase es válida, pero, viniendo de tan furibundo republicano como Blasco Ibáñez, desvela una prevención y una apelación a la prudencia, porque la inacción ni en Valencia ni en España ha determinado acciones eficaces y positivas.
Veremos lo que pasa, pero no soy nada optimista. 
Me imagino pidiendo pronto visado (y pagándolo, claro) para entrar en Cataluña…
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

jueves, 24 de agosto de 2017

MEMORIAS DE LA HISTORIA: 24 DE AGOSTO, ANIVERSARIO DE LA INDEPENDENCIA DE UCRANIA.- NI CON RUSIA NI SIN RUSIA...

"24 de agosto de 1991: La relación entre Ucrania y Rusia ha sido bastante tensa a lo largo de la historia. Según la perspectiva, Ucrania fue el origen de todas las Rusias, por lo cual se defiende su pertenencia a la Rusia hegemónica y una historia en común con esta o, por el contrario, su independencia como nación autónoma. En el siglo IX, gran parte del territorio de la Ucrania moderna estaba poblado por los rus, quienes fundaron el Rus de Kiev, un dominio que abarcó casi todo el territorio de las actuales Ucrania, Bielorrusia y Rusia europea. La tradición mantiene que esta organización política se fundó en la alianza entre varegos —un pueblo de origen nórdico— y los eslavos. Con la disolución del rus de Kiev, este territorio se vio sometido a diversas invasiones de pueblos nómadas que vinieron de las estepas
asiáticas. Diversas dinastías que se asentaron en Kiev trataron de mantener cierta independencia de los conflictos que sucedieron entre potencias europeas. Sin embargo, con la expansión de la Rusia zarista y la toma de Crimea, Ucrania se vio sometida a un proceso de “rusificación” a partir de finales del siglo XVIII.
Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Ucrania se encontraba repartida entre Rusia y el Imperio Austro-Húngaro, situación que le deparó un difícil destino durante las confrontaciones. Con el triunfo de la Revolución Bolchevique, Ucrania se convirtió en una de las más importantes repúblicas que conformaron la Unión Soviética. Esto no siempre significó beneficios pues allí se vivió la terrible hambruna de dos años (1930 a 1932), uno de los hechos más criticados del gobierno de Stalin, además de abrirse en su territorio uno de los frentes más cruentos de la Segunda Guerra Mundial. Con el progresivo decaimiento de la U.R.S.S. la República de Ucrania fue una de las que abogó por mayor autonomía del poder central. Sucesos como la tragedia nuclear de Chernóbil terminaron por fortalecer un sentimiento nacionalista entre los ucranianos. Finalmente, el 16 de julio de 1990, el nuevo parlamento creado al interior de la antigua república soviética firmó la Declaración de Soberanía Estatal del país. Pese a los últimos movimientos que se hicieron para evitar el colapso de la Unión, el 24 de agosto de 1991, el parlamento ucraniano aprobó la Declaración de Independencia de Ucrania, en la cual se estableció al país como un estado independiente y democrático.
Actualmente la tensión entre Rusia y Ucrania se encuentra en el centro de la atención internacional. La toma de Crimea y los conflictos entre nacionalistas ucranianos y movimientos prorrusos han revivido la compartida historia de encuentros y desencuentros de las dos naciones"
(De "Casa de Historia", de Diana Uribe)
...
Por encima de filias y fobias, por encima de versiones de cualquier color o tendencia, la realidad indiscutible es que Ucrania celebra en el día de hoy su XXVI Aniversario de la declaración de su independencia.
Y esta efemérides acontece en un marco nada pacífico y bien convulso, pues Rusia pretende que Ucrania es una parte de ella, y alienta con apoyos indisimulados a los separatistas de Donbass y Lugansk, la creación (me parece que inalcanzable, por mucho que Putin se empeñe) de la "nueva Rusia". Y ello además de la captura taimada de Crimea, que violó todas las reglas del derecho internacional y de la pacífica convivencia entre naciones.
No voy a adentrarme por ahora, y menos en el día de hoy (que es de fiesta y celebración) en comentarios ni censuras sobre la actual situación de Ucrania, pero pues la siento como propia (mi esposa y una hija vieron allí la luz y recibieron buena parte de su
personalidad y su cultura), sí que proclamo con alborozo que hoy Ucrania conmemora que un año más sigue siendo independiente, mal que pese a sus vecinos del norte, que mantienen una especie de imperialismo de estilo zarista, sofocando sentimientos bien nobles de propia esencia, cual los del pueblo ucraniano.
Valga, por encima de todo, el aniversario de esa independencia que, con tantos sufrimientos y sinsabores, ha ido consolidando Ucrania.
Y ojalá siga así.
La despedida ha de ser típica y tópica: Slava Ukraina!!! S dnëm nezalechnosti!!!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

martes, 20 de junio de 2017

Al borde del verano: Calores que matan y ardores que destrozan.- Mientras Portugal se calcina, la vida política española se enciende

Nadie, ni español ni extranjero, residente o no en España, podrá negar que el presente anticipo del solsticio de verano que llega mañana está siendo difícilmente soportable, con “olas de calor” que sobrepasan por doquier los cuarenta grados Celsius, y con problemas de supervivencia vital, en medio de una sequía preocupante.
Si a ello se une la justificada psicosis de riesgo que genera el terrorífico incendio en la zona centro de Portugal, el panorama no puede ser más desalentador.
A raíz de lo de Portugal, país que bien conocí y conozco,--porque me acogió solícito durante más de dos lustros (¡qué buenas amistades quedaron y siguen aun por allí!)--, no basta con decir que la naturaleza es incontrolable y que frente a su fuerza ingente poco puede hacerse, porque el incendio de Pedrogâo Grande y comarca (hoy ya extendido a varias freguesías de los vecinos distritos –provincias- de Coimbra y Castelo Branco) pudo ser muy difícil de predecir y paliar, pero por encima de sus espantosos resultados flota un cheiro (aire, tufo, aroma, olor,  en portugués) a imprevisión;  a pocas diligencias, lentas coordinaciones y falta de agilidad.
No se olvide que en Portugal, y más en su centro, la dispersión poblacional en diminutas aldeas es tradicional, y la buena disposición ciudadana mediante la elogiable institución de los “bombeiros voluntarios”, o sea, no profesionales, aunque ejemplares y bien bravos, frente a los “bombeiros sapadores” (profesionales) no ha sido capaz ni suficiente para paliar la catástrofe de tantas dimensiones como la que está aconteciendo.
Si a ello se añade (como en España ocurre también) la falta de limpieza “preventiva” de los bosques, el “cocktail” estaba preparado. Y a fe que resultó explosivo y mortal. Porque "lo que tenía que pasar...pasó"
Reparaba yo mismo ayer en la profesionalidad denotada y demostrada por la brigada de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias de España, que, con sus doscientos efectivos y abundantes medios materiales, se ha situado en las zonas de conflicto y ha establecido los adecuados parámetros de actuación, que sin duda llevarán a la solución de la catástrofe . (Buenas muestras de ello ha comprobado quien esto escribe en los encuentros y convivencia junto con los veteranos compañeros de las Milicias Universitarias con los integrantes de la U.M.E., en su cuartel general de Madrid y en varios de sus batallones de intervención en emergencias, BIEM).
En fin, ya veremos cuándo se alcanza por fin la estabilización y el control del “infierno” portugués.
Y estemos avisados de que en esta España nuestra corremos los mismos peligros, bien que parece que existen mejores sistemas y esquemas de defensa frente a estas catástrofes.
Ahora bien, en lo que parece que ni estamos preparados ni queremos estarlo, es en cuanto a los “incendios” y catástrofes políticos que se están anunciando, porque después de la entronización de Pedro Sánchez como el “Papa de la izquierda”, "el Mr. Proper de la política española2, las palabras (y los hechos, que es peor) de este imbuido de soberbia y trufado de ánimos de venganza solamente anuncian contorsiones, crisis, fuegos.
Bien puede entenderse que proclame y pregone que él lidera la izquierda (¡para que lo haga “P(j)odemos” casi es mejor así!); y también llegaríamos a resignarnos para que estableciera su unidireccional odio hacia el partido gobernante, haciendo guiños a los “morados” para integrar la “zurdería” o zurdez política.
Pero ya es más que suspecta la doblez rayana en la insensata imprudencia que implica esa teoría del estado único pero plurinacional, que denota el uso de un trabalenguas y de medias verdades para lograr el objetivo principal. Que él, Pedro Sánchez, "apóstol" apócrifo del izquierdismo, sea el líder que limpie España y la conduzca a que finalmente nuestra nación sea “zurda de las dos manos”, manteniendo una Cataluña siempre pugnaz con el estado y la nación española, y unos dirigentes (los catalanes pro independentistas) a quienes se debió negar hace mucho tiempo el pan y la sal, inhabilitándoles por su aviesa traición a las esencias de España.
Y al nuevo aunque viejo líder de ese partido socialista que se autoproclama como regenerado (dice que va a consolidar su formación política para que saque a España del corrupto ambiente actual), la verdad es que no da mucha fiabilidad la “purga” soterrada que ya está llevando a cabo, él (tan evangélico y tan poco espiritual y religioso), con aquello de que “quien no está conmigo está contra mí…”
Mientras tanto, Don Tancredo, léase, Mariano “el pontevedrés”, sigue anclado en la mitad de la escalera, sin que se sepa si sube o si baja, porque en realidad no hace ni lo uno ni lo otro, y deja que los “incendios” de sus adversarios le eviten perder lo que
mal está conservando.
Calor, incendios, fuegos, catástrofes, al inicio del verano.
¿Soportaremos tantos sofocones y tantas imprudentes impericias?
De momento, me consuelo bebiendo una buena horchata de chufa de Alboraya, porque al menos me palía la sed y el ardor mental y evita que como fruto del fuego yo suelte más “chispas” de descontento.
¡Refrésquense, amigos, que viene “el fuego que quema”!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA